Basílica di San Marco

Basilica di San Marco - Venecia

La Basílica de San Marcos -o Basilica di San Marco en italiano- es el templo religioso por excelencia de Venecia y se localiza en la excepcional Plaza de San Marcos.

Como en la mayoría de los lugares religiosos de Italia, no se permite acceder a las féminas que lleven tirantes o prendas muy cortas. Si se hubiera olvidado llevar una chaqueta, es posible utilizar una de las capas de que disponen en la entrada. Otra peculiaridad es que no se puede llevar mochila. Si se llevara una, existen taquillas gratuitas destinadas a este efecto en Ateneo San Basso, muy cerca de la basílica.

En pie desde el siglo IX, su misión era ser el lugar de descanso de San Marcos, muerto en Alejandría. Finalmente, en el siglo XIX esta basílica se proclamó catedral de Venezia, dada su importancia y belleza. Así, destaca en su interior el color dorado junto a los originales mosaicos de la cúpula que conforman pasajes correspondientes al Nuevo Testamento. Y bajo el altar se encuentra el sepulcro de San Marcos.

Dentro de la basílica se podrán visitar la Pala de Oro, el Tesoro y el museo. En este último los visitantes verán con detalle los techos, las esculturas de los famosos caballos de San Marcos y por supuesto los mosaicos. La Pala de Oro se corresponde a un retablo construido con piedras preciosas que fue trabajado durante la Edad Media por artesanos de la orfebrería. Y finalmente el Tesoro constituye un tesoro bizantino originario de Constantinopla fruto de uno de los saqueos que sufrió la ciudad.

Para visitar esta basílica imperdible no habrá que pagar entrada, pero sí habrá que hacerlo para acceder al museo -cuyo coste es de cinco euros-, pagando tres euros para ver el Tesoro y otros dos euros para la Pala de Oro.

En cuanto al horario, se abre todos los días, pero conviene consultar las horas de apertura en su sitio web ya que cambia a lo largo del año.

Finalmente, la mejor opción para llegar es el vaporetto, apeándose en San Marco o en San Zaccaria a través de las muchas líneas que cubren este recorrido.

Foto: Jenza

Opina

*

diecinueve − Doce =