Puente de Rialto

Puente Rialto - Venecia

Se trata de uno de los lugares con más encanto de la hermosa Venecia. El Ponte di Rialto -como se llama en italiano- es un simpático y vivo enclave en el que abundan las tiendas -especialmente las que venden las típicas máscaras y marionetas venecianas- y en el que destaca por encima de todo el famoso Mercato Rialto. Para localizarlo, lo mejor es llegar en vaporetto, descendiendo en Rialto a través de algunas de las líneas que cubren esta parada, a saber: la N, la 1 y la 2. Si se llega andando, será fácil ubicarlo, pues une los célebres distritos de San Marco y San Polo, divididos por el Gran Canal.

Su antigüedad -este puente se construyó a finales del siglo XVI para sustituir un puente de madera que anteriormente se derrumbó y quemó-, mucho mayor que la de los demás puentes que atraviesan el Gran Canal hacen de él un puente singular. También le confiere gran belleza su diseño, por no hablar de la gran historia que ha ido acuñando y que nos revela que fue durante muchísimo tiempo el centro neurálgico de la ciudad, donde la economía veneciana se resolvía cada día.

Conviene saber que no hay un momento determinado para visitar el ponte, pues cualquier momento deparará buenas panorámicas a los turistas, aunque eso sí: tendrán que abrirse paso con los muchos transeúntes que se localicen en esta zona.

Y sino, el turista sabe que cada vez que pase por un vaporetto por el gran canal, tendrá la posibilidad de divisarlo desde la misma embarcación. Esto permitirá ver la obra desde otro ángulo y poder fotografiarlo con mayor perspectiva, siendo esta una buena forma de admirarlo en todo su conjunto.
Pero seguro que lo que más gustará será el Mercato Rialto. Diariamente se abren los puestos en horario de nueve a doce de la mañana, localizándose en el Campo de la Pescaria y las calles colindantes. Sin duda alguna, las verduras y las frutas, con llamativos y alegres colores, atraen todas las miradas. Aunque lo mejor será su sabor. ¡Mejor no resistirse!

Opina

*

4 × uno =