Cruzar el Gran Canal en vaporetto

Vistas Gran Canal

Venecia es conocida como “la ciudad de los canales“. Y es que es atravesada por el Gran Canal, del que fluyen diferentes arterias líquidas que recorren cada rincón de esta increíble y mágica ciudad del agua.

Es por ello que es necesario un medio de transporte acuático que haga posibles los traslados. Y, ¿qué mejor forma que en un vaporetto? Mitad románticos, mitad necesarios, son todo lo que se necesita para cruzar el Gran Canal.

Los vaporettos son una especie de autobuses acuáticos que recorren Venecia desde las 4:30 de la mañana hasta las 00:30.

Son muchísimas las líneas que posibilitan el movimiento de venecianos y turistas por la ciudad, pero para estos últimos, las líneas más relevantes son la línea uno -une la Piazzale Roma con Lido-, la línea dos -mismo recorrido que la línea anterior pero en menor tiempo-, línea cinco -une la Piazza San Marco con Murano-, línea dieciocho -enlaza las islas de Lido y Murano-, línea veinte -la más recomendada dada su rapidez para llegar desde la Piazza San Marco hasta Lido- y finalmente, las líneas DM -realiza el trazado entre la Piazzale Roma y la isla de Murano- y la LN -que comienza en la Piazza San Marco y realiza paradas en Burano, Lido y Murano-, siendo estas dos últimas muy recomendadas.

Un billete solo tiene una validez de sesenta minutos, siendo su coste de 6,50 euros por lo que se recomienda utilizar la tarjeta de ahorro para turistas a la venta en cualquiera de los muchos quioscos de Hellovenezia que se reparten por la ciudad.

Tambíen puedes contratar online diferentes opciones para disfrutar de un mágico recorrido por el Gran Canal.

Por lo demás, solo queda disfrutar de estos trayectos, pues en muchas ocasiones el visitante descubrirá que, al igual que en la vida, lo importante no es el destino, sino el viaje. Y es que, montado en una de estas embarcaciones es posible ver la esencia de Venecia, pudiendo ver gran parte de su arquitectura cómodamente sentado o de pie en estos vaporettos. Pero además, también dan lugar a grandes instantáneas, con claridad en cualquier momento del día y la mejor perspectiva, ya que pueden hacerse de lejos o de cerca de cualquiera de las atracciones que recorren el Gran Canal, o con el romanticismo y sensualidad que aporta el atardecer, inmortalizando Venecia en un tono anaranjado.

Opina

*

diecisiete − Once =